Revolución abrió las puertas a mujeres
Fuente Base: CIUDADCCS
23/09/2013 08:09


Comunidad

Igualdad. Una simple palabra que por siglos ha sido objeto de lucha para las mujeres envueltas en una sociedad netamente dominada por el machismo o reglas que, en su mayoría, favorecen al hombre.


Con la Revolución en Venezuela, las mujeres han adquirido mayor participación en la vida política, así como el reconocimiento a la labor de amas de casa, que ha sido parte de una cultura patriarcal.

“Noten ustedes la alta participación de la mujer en toda esta batalla, y eso es muy positivo; la cultura del machismo es de lo más perverso que nos ha dejado el capitalismo. Todo socialista, digo yo, debería ser feminista, para que comencemos a equilibrar un mundo signado terriblemente por el machismo”, expresó el Comandante Hugo Chávez en el Aló Presidente número 331 del 29 de mayo de 2009.

En la historia venezolana, las mujeres que lucharon en la independencia o que defendían esos ideales eran acusadas de rebeldes, al punto de humillarlas y matarlas. Su voz, en aquella época, era silenciada ante los oídos masculinos.

Chávez, que conocía muy bien esos relatos, fue el primer y único Presidente de la República de Venezuela en declararse abiertamente feminista y le dio poder a la mujer para participar sin tapujos en el desarrollo de un socialismo feminista.

“Bolívar era muy feminista, yo soy feminista, soy feminista (…) Porque la liberación de la mujer del dominio del machismo, cultural… ¿Tú no ves que las niñas desde que son niñas: para la cocina, a barrer, a limpiar, a lavar los corotos? ¿Y los varones… nosotros? Por la calle corriendo por ahí”, ejemplificó.

El mismo Presidente de la República, que se declaró feminista, reconoció que el asunto de la misoginia es cultural, “y eso lo tenemos nosotros sembrado aquí. No es fácil de entenderlo, a veces, a mí mismo me cuesta, aun cuando soy feminista y defiendo plenamente la igualdad entre hombre y mujer”.

Haz clic en imagen 

EN LAS BASES HAY MÁS MUJERES

Culturalmente se sabe que, en la mayoría de los casos, las mujeres han sido el pilar social en los hogares, son las que llevan a los hijos al doctor, atienden la casa y además son mediadoras ante cualquier problemática familiar.

Esa actitud proactiva las ha llevado a ser “lideresas” en los consejos comunales, afirma la diputada por el Partido Socialista Unido de Venezuela, María León.

El registro del Ministerio de las Comunas, sobre la participación de las mujeres y hombres en las instancias de base, refiere que las mujeres ocupan la mayoría en la participación con 54,6%, y esta cifra va incremento.

Entonces ¿por qué son pocas las mujeres que intervienen en la parte alta de la política? La feminista María Centeno explica que esto sucede “porque vivimos en una sociedad patriarcal, donde la dominación del hombre sobre la mujer ha sido una realidad por miles de años, y lo ven como algo natural”.

Refirió, además, que todavía se está en deuda con la proporción 50-50, en cargos de elección popular.

“Se da el caso que las mujeres muchas veces prefieren votar por hombres antes que por personas de su mismo sexo. Así como se da el endorracismo, que es la autodiscriminación por razones de color de piel, se da también el endosexismo, que es la autodiscriminación que practicamos las mujeres contra nosotras mismas”, señaló.

Haz clic en imagen 

LA MAYORÍA ESTÁ PREPARADA

Ante la idea de que las mujeres no están preparadas políticamente, la diputada León aseguró que estas “están preparadas para ejercer la política, y eso se demuestra en las bases en donde existen más de 54% de mujeres apoyando a sus comunidades. Pero esa dominación patriarcal, que viene por siglos, las frena”.

LOS SALARIOS SON DESPROPORCIONADOS

De acuerdo con un estudio sobre la fuerza de trabajo hecho por el Instituto Nacional de Estadística de Venezuela (INE) en 2012, tanto mujeres como hombres ocupan las mismas ramas de actividades económicas, pero en condiciones desiguales.

En la distribución en materia laboral se observa que la mayoría de las mujeres ejercen cargos sociales o domésticos. Como en el caso de los servicios comunales, sociales y personales en las que 48,48% son mujeres y 21,55% hombres.

En empleos en comercio, restaurantes y hoteles, 31,28% de las mujeres ocupan puestos en esas áreas y 19,06% son hombres.

Al ser entrevistada la profesora Adicea Castillo, directora del Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad Central de Venezuela, explica que las funciones que mayormente desarrollan las mujeres son de lavandera, peluquera, cocineras, mucamas, domésticas, servicios de limpieza, entre otras. No obstante dice que eso se está revirtiendo.

Mantiene que existe una desproporción salarial, “mientras los hombres ocupan los cargos de cabecillas, ahí es donde hay desproporción con el salario. Sin contar las humillaciones hacia las mujeres en esos cargos”, y señala que esa desigualdad se debe a la presencia de esteriotipos de géneros.

“A las mujeres las asocian con la cocina, pero la mayoría de los chef son hombres. Igualmente puede existir un choque visual al ver a una mujer conduciendo un transporte público”.

EN LO EDUCATIVO

Castillo cuenta que desde la colonia a la mujer se le ha limitado el derecho al estudio, y solo las que venían de familias adineradas podían de instruirse, “algunas aprendían música. Siempre se les asociaba con asuntos ‘delicados’”.

Acotó que ahora hay más mujeres estudiando en universidades y eso lo ha demostrado el INE. “Se gradúan, pero cuando van a conseguir empleo, se tienen que conformar con lo que hay. A veces cambian su carácter femenino para competir con el entorno y dárselas de duras”.

LA PARIDAD DEBE VENIR DEL HOGAR

La lucha por la paridad está en pie en las filas revolucionarias. Pues Venezuela, además de haber tenido al único Presidente declarado feminista, sigue con políticas en donde la mujer tiene igualdad de derecho a la participación.

El trabajo del hogar ahora es reconocido, según el artículo 88 de la Carta Magna, siendo principalmente las amas de casa quienes reciben el mérito. Sin embargo, eso no exime a los hombres de asumir esas riendas. “Hay que quitarse esa frase de que el hombre ‘colabora o es bueno en su casa porque lava los platos o la ropa’. El hogar es de los dos y pueden compartir responsabilidades”, apuntó Castillo.

Feministas han luchado desde la 4ª por derechos

La reivindicación femenina ha sido objeto de manifestaciones desde 1936, explica la directora del Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad Central de Venezuela, Adicea Castillo.

Años después, los movimientos feministas estaban agarrando fuerza y las mujeres empezaron a ser incluidas en la vida política del país. “¡Claro! Con sus trabas”, dijo.

En 1945 se logró por primera vez que las mujeres votaran solo para Concejos Municipales, “las que tenían ese ‘derecho’ eran las que sabían leer y escribir, que no era la mayoría”.

Al año siguiente, participan como candidatas a la Asamblea Nacional Constituyente, quedando electas diecisiete. Los parlamentarios derogaron la Constitución de 1936 y la reformaron.

En la Carta Magna de 1947 se estableció por primera vez la elección libre directa y universal. Además del voto femenino, el de los analfabetas y mayores de 18 años.

Sin embargo, seguía la pelea por la equidad en los partidos políticos. A través de los movimientos, querían ser escuchadas.

Por su parte, la feminista María Centeno indica que “el feminismo plantea que las mujeres y los hombres debemos tener los mismos derechos y que el trato debe ser con equidad”. Y pone en contraposición al hembrismo que “es el equivalente al machismo, solo que al revés, considerando en ambos que un sexo es superior al otro”.


Nombre:


Ubicación:


Email (no será publicado):


Comentario:

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.
Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. 

Enviar Comentario