China y Europa apuestan porque el río fluya
Fuente Base: Granma
04/04/2014 03:04


Economia

El presidente de China, Xi Jinping, escribió esta semana una página “histórica” en las relaciones entre la Unión Europea y el gigante asiático. Así calificó la prensa del viejo continente la visita por vez primera del mandatario chino a las instalaciones del bloque comunitario en Bélgica...


El presidente de China, Xi Jinping, escribió esta semana una página “histórica” en las relaciones entre la Unión Europea y el gigante asiático. Así calificó la prensa del viejo continente la visita por vez primera del mandatario chino a las instalaciones del bloque comunitario en Bélgica, como colofón de una gira que lo llevó también a Holanda, Francia y Alemania.

Xi fue recibido por los presidentes del Parlamento Europeo, Martin Schulz; del Consejo Europeo, Herman van Rompuy y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. A cada uno de ellos transmitió el deseo de su país de continuar desarrollando las relaciones económicas con el grupo de los 28.

En el contexto de la globalización económica —dijo—, China y Europa se han convertido en una comunidad con sus intereses altamente entrelazados. “Debemos respetar nuestros propios caminos de desarrollo y el régimen social de cada uno, mejorar el entendimiento y la confianza mutua”.

“Ni los rápidos ni las rocas pueden nunca evitar que un río fluya al mar. Asimismo, creo que ninguna cuestión o diferencia puede evitar que nuestra amistad y cooperación crezcan”, escribió en el diario belga Le Soir antes de su visita.

Por su parte, Schulz señaló que las actuales relaciones entre ambos socios ofrecen un enorme potencial aún sin explotar. Los intercambios comerciales entre la Unión Europea y China alcanzan a más de mil millones de euros al día, recordó, para luego apuntar que se concentran fundamentalmente en bienes de consumo como vehículos automotores, tecnologías de la informática y las comunicaciones.

China y la Unión Europea suscribieron en 1985 un acuerdo de comercio y cooperación bilateral que abarca temas como la creación de oportunidades para los negocios, la seguridad internacional, la protección del medioambiente o los intercambios académicos.

Ambos podemos ser motores del crecimiento sostenible y creadores de empleos en los próximos años, expresó Schulz, que recomendó para ello avanzar con más prisa en la apertura de los servicios y las inversiones.

A su vez, Barroso y Van Rompuy agradecieron al presidente chino el apoyo prestado por su país durante la crisis del euro, al ser China uno de los pocos estados que mostró confianza en la posibilidad de que Europa saldría de esa crisis.

La gira fue sin duda una oportunidad para relanzar las relaciones comerciales y las inversiones, después de la “guerra comercial” y las medidas antidumping que tomaron ambas partes el año pasado, cuando China acusó a la Unión Europea de vender vino en su país más barato y el bloque comunitario hizo lo mismo con los equipos de telecomunicaciones procedentes del país asiático.

Desde el punto de vista diplomático, las perspectivas son especialmente prometedoras en un momento en el que China y el bloque comunitario están enriqueciendo su interacción en línea con la Agenda Estratégica de Cooperación bilateral 2020, según la prensa oficial china.

Y es que, aun cuando existen diferencias evidentes en cuanto a temas de la política internacional, los nexos económicos entre China y la Unión Europea revisten una gran importancia geoestratégica para las partes. De hecho, desde que Marco Polo transitara por la ruta de la seda, a finales del siglo XII, las relaciones entre el gigante asiático y los diferentes estados europeos no se han detenido.

Tras el inicio de las transformaciones en China en la década del setenta, su comercio con los diferentes estados de la Unión Europea se ha incrementado 40 veces.

A principios de los años ochenta, China ocupaba el puesto 25 entre los destinos de exportación europeos. En 1990, ascendió al lugar 14, para subir al sexto en 1999 y al tercero en el 2003. Hoy la nación asiática es el segundo socio comercial de la Unión Europea y esta, a su vez, es el mayor socio comercial de China. En el año 2013, el comercio bilateral alcanzó los 559 mil millones de dólares.

La nueva administración china ha llevado a cabo importantes reformas económicas en los últimos meses y, según analistas, los países europeos esperan que estas mejoren la situación para sus actividades en la segunda economía mundial.

Dichas medidas buscan reorientar el modelo de crecimiento chino hacia el consumo interno y limitar su dependencia del exterior, planteando la necesidad de establecer una relación apropiada entre el aparato estatal y el mercado, para otorgarle a este último una participación más decisiva en la asignación de recursos.

China también puso en marcha una nueva zona de libre comercio en Shanghái y se propuso crear reglas de mercado justas, abiertas y transparentes, así como mejorar el mecanismo de precios para que los negocios puedan operar de forma independiente.


Nombre:


Ubicación:


Email (no será publicado):


Comentario:

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.
Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. 

Enviar Comentario