El retrato del capitalismo en el pensamiento de Oscar Wilde
Fuente Base: YVKE MUNDIAL
16/10/2014 08:10


Culturales

El escritor irlandés Oscar Wilde, mayormente conocido por su novela El retrato de Dorian Gray y la obra teatral La importancia de llamarse Ernesto, también fue un agudo crítico del sistema capitalista al que cuestionó con una serie de ideas que postulaban al socialismo como la solución a los problemas de la humanidad derivados del culto a la propiedad privada.


Este autor de la etapa victoriana tardía, nacido el 16 de octubre de 1854, plantea en su ensayo El alma del hombre bajo el socialismo, un análisis descarnado de las perversidades que conlleva el capitalismo como modo de ver la vida y del periodismo como expresión de la dominación intelectual de una clase poderosa.

Una de las principales ideas del escritor es superar el capitalismo para conquistar la utopía y lograr que la humanidad pueda rebelarse ante "la sórdida necesidad de vivir para otros", una de las verdades que encierra el carácter de clase intrínseco del capitalismo. 

"Tratan de resolver el problema de la pobreza, por ejemplo, manteniendo vivos a los pobres; o, como lo hace una escuela muy avanzada, divirtiendo a los pobres", dice para referirse a la percepción burguesa de la pobreza y agrega, "Es inmoral usar la propiedad privada a fin de aliviar los terribles males que resultan de la misma institución de la propiedad privada".

En el escrito publicado en 1891, Wilde también cuestiona la característica forma de acumulación de bienes y objetos adquiridos mediante el capital y sobre estos exalta a la espiritualidad del yo, el único ente verdadero que cada quien posee.

Sostiene que "el hombre que es naturalmente ambicioso, hace suya la meta de acumular esta propiedad, y sigue tediosamente acumulándola largo tiempo después de haber conseguido mucho más de lo que desea", para realmente estar "encasillado sin poder desarrollar libremente todo lo maravilloso, fascinante y exquisito que hay dentro suyo; con lo cual, en verdad, pierde el verdadero placer y alegría de vivir".

Planteó que con la abolición de la propiedad privada el hombre no estaría obligado a "tener" para "ser" y sobre esta idea construye su concepción del socialismo, del cual derivará un individualismo, no en el sentido egoísta, sino aquel que permitirá al hombre desarrollarse, puesto que no perderá su tiempo en acumular cosas "y los símbolos para las cosas. Se vivirá. Vivir es la cosa menos frecuente en el mundo. La mayoría de la gente existe, eso es todo".

Este dramaturgo, que en sus obras retrató a la sociedad inglesa, cuestionó el rol de la prensa de entonces al caracterizarla diciendo que "la pluma es más poderosa que el adoquín" y criticó al periodista subordinado al poder económico de la gran prensa, que lo encontró, desarrolló e hizo de él "un industrioso y bien pagado sirviente".

Sin abandonar su idea de la preeminencia del arte, inscrito en la corriente del esteticismo, sostuvo que éste no es para adular la vanidad del público o para "mostrarles lo que debieran estar cansados de ver", sino como forma de expresión que florece del tiempo libre y la capacidad de ser todos creadores.

Estas críticas hechas por Wilde, menos divulgadas que el resto de sus obras, se aproximan a las ideas del anarquismo asumidas por algunos movimientos políticos, como el anarcosindicalismo que promovió la Segunda República Española, una de las tantas utopías posibles.

"Un mapa del mundo que no incluya Utopía no merece ni mirarse pues deja fuera el país en el que la Humanidad está siempre desembarcando", dice en el escrito el autor, quien luego de su sobresaliente carrera intelectual tuvo que enfrentarse a los cánones morales de una sociedad que lo condenó al escándalo.

Luego de estar en la cárcel, agotado y enfermo, se mudó a París donde falleció en la penuria, el 30 de noviembre de 1900, en la plenitud del intersiglo que daría paso a las primeras experiencias socialistas en el mundo, como las revoluciones rusa y cubana.


Nombre:


Ubicación:


Email (no será publicado):


Comentario:

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.
Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. 

Enviar Comentario