Del testimonio de la periodista se desprende lo difícil que ha sido darle cobertura a la actividad. "La policía ha tomado las agencias de Bankia. No hemos podido entrar a registrar las protestas". En efecto, mientras declara hay varios agentes circundando la agencia de La Gran Vía.

 

 
 

Mientras tanto, en la torre Kio del norte de Madrid, los trabajadores de Iberia se han sumado a la protesta ciudadana. Vestidos de presidiarios, con trajes a rayas, y simulando unos barrotes con cartulina exigen que parte del dinero utilizado para el rescate de Bankia se utilice en salvar a la aerolínea española que pasa por momentos de precariedad económica.

 

 
 

Las acciones colectivas contra Bankia, coinciden con el primer aniversario del rescate financiero que supuso, por parte del gobierno, una inyección de capital aproximada de 22 mil millones de euros. Desde entonces, la entidad ha continuado ejecutando desalojos hipotecarios por impago.

 

 

Precisamente, detener los desahucios (desalojos) y promover alquileres sociales en las miles de viviendas vacías que posee el banco recién nacionalizado, son algunas de las demandas de los promotores del "Toque a Bankia".

 

 
 

A estas alturas, en la puerta de una de las 31 oficinas de Bankia que han cerrado, colocan un comunicado en el que advierten a los clientes que "por motivos de seguridad esta sucursal permanecerá cerrada durante el día de hoy".

 

 
 
Por supuesto, muchos clientes ya han intentado entrar sin éxito. Algunos se han enterado de las razones y otros se han ido desorientados en busca de otra agencia. Estos últimos, de nuevo, una y otra vez, intentaban abrir la puerta de la agencia bancaria.