Simone de Beauvoir: la bandera que ondea aunque no haya viento
Fuente Base: CIUDADCCS
22/01/2015 03:01


Culturales

Pionera de las luchas feministas, polémica por naturaleza, cuestionadora de las grandes instituciones de la sociedad —como la familia, el matrimonio, la maternidad y la educación—, la filósofa, escritora y docente francesa se adelantó a su época y aún hoy sigue estando a la vanguardia


 

Simone de Beauvoir cuestionó el matrimonio, la maternidad impuesta y la familia como expresiones de una sociedad patriarcal, organizada en torno a los machos. Criticó la educación que imponía todos esos valores y defendió el derecho al aborto. Estas luchas, que aún hoy resultan tremendamente revulsivas, las emprendió a mediados del siglo XX, así que es posible imaginar la profundidad del impacto que causaba esta notable francesa cada vez que abría la boca.

Por si lo anterior fuera poco, era atea y estaba a favor de todas las causas populares y revolucionarias del mundo. Para completar su genio y figura, era la pareja (no la esposa, por supuesto que nunca se casaron) de Jean-Paul Sartre, uno de los pensadores más prominentes del siglo XX. Con él, aparte de la relación amorosa, compartió el existencialismo, la tendencia filosófica que ambos ayudaron a edificar.

Sus planteamientos en torno al rol de la mujer en la sociedad, recogidos en 1949 en el libro El segundo sexo, constituyen una de las fuentes de inspiración del movimiento feminista que creció vigorosamente durante la segunda mitad de la centuria y que, en buena medida, es responsable de que se hayan atenuado y, en algunos casos, eliminado las discriminaciones que afectaban a las mujeres, incluso en países como Francia, considerada cuna de los derechos humanos.

Simone de Beauvoir era polémica por naturaleza. Todavía hoy sus frases más célebres causan urticarias. “La familia es un nido de perversiones”, “La naturaleza del hombre es malvada; su bondad es cultura adquirida”, “El esclavo que obedece es el que eligió obedecer”, “Es lícito violar una cultura, a condición de que se le haga un hijo” son apenas algunas de sus afirmaciones más conocidas.

Convencida de que los lentos avances logrados hasta ese tiempo por la mujer habían tenido como epicentro el trabajo, Beauvoir sostenía que sería ese mismo factor el que le garantizaría su plena libertad en el futuro. También afirmaba que la emancipación solo se logrará en la medida en que se produzca un gran cambio cultural. “Mientras no se haga realidad una perfecta igualdad económica en la sociedad, y mientras las costumbres permitan a la mujer disfrutar como esposa y amante de los privilegios que corresponden a algunos hombres, el sueño de un éxito pasivo se mantendrá, frenando su propia realización”.

Especialmente duros fueron sus juicios en torno al matrimonio y la maternidad. “Las cargas del matrimonio siguen siendo mucho más pesadas para la mujer que para el hombre (…) El cuidado de los hijos y las tareas domésticas están a cargo, de forma prácticamente exclusiva, de la mujer”, expresó, causando gran escándalo.

Además de filósofa, ensayista y docente, Beauvoir fue una gran escritora. Publicó las novelas La sangre de los otros, Los mandarines y La mujer rota; y textos autobiográficos como Memorias de una joven formal, La plenitud de la vida, Una muerte muy dulce, Final de cuentas y La ceremonia del adiós. En este último libro, que se centra en su larga relación con Sartre, revela algunas de sus conversaciones.

Daniela Saidman, desde tierras guayanesas, traza con rasgos poéticos el retrato de Simone: “Era una de esas banderas capaces de ondear aunque no haya viento, tal vez porque era la brisa que sabe volar ideas y caricias. Una mujer excepcional para su tiempo y para nuestro tiempo de mujeres libres, liberadas y liberadoras”.

POR CLODOVALDO HERNÁNDEZ /ILUSTRACIÓN ALFREDO RAJOY


Nombre:


Ubicación:


Email (no será publicado):


Comentario:

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.
Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. 

Enviar Comentario