Se cumplen 120 años de la caída en combate del apóstol José Martí
Fuente Base: CIUDADCCS
19/05/2015 04:05


Culturales

“(…) ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber (…)”. Así escribió Martí a su amigo Manuel Mercado desde el campamento ubicado en Dos Ríos, cerca de Palma Soriano en el oriente de Cuba, el sábado 18 de mayo de 1895. Al día siguiente, el apóstol de la independencia de Cuba y ferviente bolivariano cayó en combate.



Había llegado al campamento luego de una travesía por mar y tierra con diversos contratiempos el 12 de mayo, cuando a los pocos días de estar allí con la tropa fueron sorprendidos por sonidos de disparos de una patrulla cubana de caballería. Ante esta situación, el General Máximo Gómez ordenó la movilización hacia los campos, toda vez que era un terreno más favorable para la maniobra de la caballería. Sin embargo, el ejército español, al mando del coronel Ximénez de Sandoval, ya había tomado con antelación el territorio.
En este contexto, el general Gómez ordenó a Martí “retirarse hacia atrás que aquél no era su puesto”, pero Martí no se replegó, y, por el contrario, avanzó con el arma en mano y cabalgando en su caballo Baconao –el cual le había obsequiado el general José Maceo– y se dirigió hacia un grupo de españoles ocultos en la maleza, que dispararon contra su humanidad provocándole la muerte. Su cadáver fue tomado por los españoles, y tras varios enterramientos, sus restos fueron depositados finalmente, el 30 de junio de 1951, en el mausoleo construido en el cementerio de Santa Ifigenia, Monumento Nacional, de la ciudad de Santiago de Cuba.

DE MONTECRISTI A CUBA

Procedente de Montecristi, República Dominicana, el 11 de abril de 1895, cerca de las diez y media de la noche, el delegado, como solían llamarle, llegó a las costas de Cuba, las playitas, acompañado del mayor general Máximo Gómez, los generales Francisco Borrero y Ángel Guerra, el coronel Marcos del Rosario y el capitán César Salas, a fin de incorporarse a la guerra iniciada el 24 de febrero de 1895.
Los viajeros habían salido el 1º de abril en la goleta Brothers, pero al llegar a la isla de Gran Inagua (Las Bahamas) la tripulación desertó. Luego de varios días de espera lograron abordar el carguero alemán Nordstrand. Fueron al Cabo Haitiano, al Norte de Haití, y luego los acercaron a la costa sur de Guantánamo ya que el capitán del navío simpatizaba con la causa cubana. Abordo de un bote remaron en medio de un torrencial aguacero, perdiendo incluso el timón, hasta la playita de Cajobabo. Cuentan que al llegar, el general Máximo Gómez besó la tierra. Allí se inició la Ruta de la Gloria de Martí, quien luego de recorrer 400 kilómetros llegó a Dos Ríos.
Así cuenta José Martí a Mercado su llegada a la costa cubana en aquel momento: “(…) Llegué, con el general Máximo Gómez y cuatro más, en un bote, en que llevé el remo de proa bajo el temporal, a una pedrera desconocida de nuestras playas; cargué, catorce días, a pie por espinas y alturas, mi morral y mi rifle (…) La dicha era el único sentimiento que nos poseía y embargaba. Nos echamos la carga arriba, y cubiertos de ella, empapados, en sigilo, subimos los espinares y pasamos las ciénagas (…)”.


Nombre:


Ubicación:


Email (no será publicado):


Comentario:

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.
Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. 

Enviar Comentario