Los Diablos Danzantes de Yare cumplirán su promesa ante el Santísimo Sacramento
Fuente Base: correo del orinoco
04/06/2015 07:06


Culturales

Los Diablos Danzantes de Yare no se amilanaron con el sol inclemente y el calor sofocante. Tal y como lo han hecho durante 266 años, este miércoles fueron hasta la iglesia San Francisco de Paula y solicitaron permiso al cura Francisco Mijares para danzar hoy jueves día de Corpus Christi.


Ernesto Herrera, presidente de la Cofradía del Santísimo Sacramento de los Diablos Danzantes de Yare, contó al Correo del Orinoco que en 1749, en medio de una fuerte sequía, los negros y esclavos de la región hicieron una promesa “al Dios de los españoles que si llovía y recogían buenos frutos, ellos se comprometían a efectuar una danza en rendición al Santísimo Sacramento”.

Herrera relató “que hubo mucha lluvia, hubo buenos frutos, mucha cosecha. Y desde ese año comienza la danza en honor al Santísimo Sacramento del Altar”.

Ayer, en la puerta de la iglesia, danzaron los promeseros dirigidos por el primer capataz Pablo Azuaje, el segundo capataz José Antonio Palma y el tercer capataz Cruz González.

Las mujeres también cumplieron su promesa, encabezadas por la primera capataz Isabel Palma de Tovar que es la única que va ataviada completamente de rojo. Mientras que la segunda capataz Francisca Palma, las arreadoras y las promeseras llevan falda, pañoleta y medias rojas, y blusa blanca.

Todos, hombres y mujeres, se protegían con rosarios y cruces de palma bendita. Llevaban maracas, mandadores y los hombres cargaban en la cintura cencerros.

El primer capataz informó al cura que este jueves serán juramentados 20 nuevos promeseros, para completar 2.520 personas que rendirán culto al cuerpo de Cristo.

“VIVIMOS PARA EL SANTÍSIMO SACRAMENTO”

“Nosotros vivimos para el Santísimo Sacramento”, confesó Ernesto Herrera.

Como presidente de la cofradía se ha trazado como meta “garantizarle al menos 100 años de vida más a la manifestación más grande de Venezuela y del mundo entero”.

Durante la conversación manifestó “que el Santísimo Sacramento para nosotros es todo, y es lo más sagrado que tenemos nosotros como hombres y mujeres devotos del Rey de Reyes porque no hay un paso que nosotros vayamos a hacer, sin encomendárselo al Santísimo Sacramento”.

Apuntó que San Francisco de Yare no es la única localidad donde existe devoción por el cuerpo de Cristo: “En 11 localidades de Venezuela se le rinde culto al Santísimo Sacramento del Altar. Y en el mundo entero porque el cuerpo de Cristo es una celebración mundial”.

VELORIO DE CRUZ

Ayer a las 6:00 pm se realizó la procesión con el Santísimo Sacramento desde la Cruz Verde del sector El Empedrado hasta el templo de San Francisco de Paula.

“No hay Corpus Christi sin velorio y no hay Corpus Christi sin lluvia”, sentenció Herrera.

Por eso, hoy esperarán esperanzados que el cielo los bendiga con un aguacero.

El presidente de la cofradía comentó que desde 1942 se está realizando el velorio en honor a la cruz en víspera de Corpus Christi.

Ese año, dijo, Cayetana Valdez y Margarita Cádiz “preocupadas por los diablos ‘que venían del otro lado del río allá’ y no tenían dónde pasar la noche” decidieron organizar el velorio de cruz.

EL MONDONGO

Todos los jueves de Corpus Christi los diablos se reúnen en el estadio para comer un suculento mondongo que prepara la señora Irene González junto a 15 mujeres.

Este año la Alcaldía de Simón Bolívar donó 250 kilos de panza, 150 patas de ganado y más de 500 kilos de verdura.

Después del almuerzo, los promeseros recorrerán 43 altares.

Los capataces bailan dos veces en cada altar. Las mujeres no danzan, solo cuando solicitan permiso a los capataces y ellos consideren que en un determinado altar pueden hacerlo y con máscaras que le prestan los promeseros, explicó Herrera.

“No danzan porque no estén capacitadas, o no lo puedan hacer, sino porque es una danza fuerte. Pero también hay una versión del siglo XVII cuando el arzobispo de Caracas Diego de Baños y Sotomayor prohibió la danza de las negras, mulatas e indias porque su danza perturbaba la devoción del hombre. Es decir, el negro y el indígena cuando veían a esa negra con las faldas, en vez de estar pendiente del santo, estaban pendientes del movimiento de la negra, de la mulata y de la india”, contó.


Nombre:


Ubicación:


Email (no será publicado):


Comentario:

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.
Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. 

Enviar Comentario