Mika, mi guerra de España es un documental sobre la filantropía expresada en el amor a las luchas sociales
Fuente Base: correo del orinoco
14/08/2015 06:08


Culturales

El filme argentino venezolano se estrenará este viernes en Caracas


Esta noche se estrena en cuatro salas de Caracas la película Mika, mi guerra de España, un documental dirigido por los argentinos Fito Pochat y Javier Olivera y realizado en coproducción entre Argentina y Venezuela, con el apoyo de Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC).

La obra cuenta la historia de Mika (Micaela) Feldman y su esposo Hipólito Etchebéhère, una pareja de anarquistas que en la dećada de 1930 viajó desde Argentina hasta la Alemania pre nazi para sumarse a las luchas revolucionarias y luego del ascenso de Hitler al poder, se trasladó hasta España para pelear en la Guerra Civil en contra de la dictadura de Francisco Franco.

Antes de emprender el viaje a Europa, detalló al Correo del Orinoco el director argentino Fito Pochat, la pareja realizó un recorrido por el sur de Argentina durante un tiempo en el cual se dedicaron al estudio y la formación. Posteriormente, “buscando la Revolución en donde estuviera”, llegaron hasta Alemania.

LA CAPITANA

Luego del régimen nazi, Alemania se convirtió en el peor lugar para una pareja judía con ideologías anarquistas comunistas. Incluso Hipólito estuvo en prisión, pero logró salir a tiempo para huir hasta la capital francesa donde formaron grupos políticos. Más tarde, “un poco por casualidad y también por esa búsqueda de la Revolución”, el levantamiento de Franco en 1936 los encontró en Madrid.

“Una vez más me descubro capitana, madre de familia que vela por sus niños soldados. Me quedo aquí porque pertenezco a esta guerra y solamente la puedo servir aquí. Porque solamente aquí es pura, lejos de la no intervención y las demás politiquerías”, dejó escrito Mika en un texto que sirvió para articular el documental.

En la capital española los Etchebéhère se adhirieron al Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), que era la organización política más afín a sus ideales “y desde ahí comenzaron a luchar en la Guerra Civil española. Hipólito se convirtió en comandante de una columna de combate y al poco tiempo de iniciada la guerra cayó en batalla. Entonces Mika tomó el liderazgo de esa columna y se convirtió en capitana. Peleó hasta el final”, apuntó el codirector del largometraje.

Luego del fin de la Guerra Civil en España, Mika se instala en París, quizás el mejor lugar para una “cabeza caliente” de su tiempo. Una vez más los nazis la hicieron huir cuando tomaron la Ciudad Luz, durante la Segunda Guerra Mundial. Escapó esta vez hacia su tierra natal. Al final del conflicto bélico internacional, en 1945, volvió a la capital francesa donde trascurrieron el resto de sus años, hasta su muerte en 1992.

CASI EN PRIMERA PERSONA

La película, reveló Pochat, apoya su narración en tres ejes fundamentales. El principal de estos soportes discursivos es el libro Mika, mi guerra de España del cual el filme toma su nombre. Se trata de un testimonio de su experiencia en la Guerra Civil contra Franco que la argentina publicó en Francia, en 1976 y luego en España, tres años más tarde.

Dentro del documental el texto se escucha en la voz en off de la actriz argentina Cristina Banegas, acompañada con imágenes de archivo y nuevas tomas que intentan recrear el periplo de los Etchebéhère desde La Patagonia, hasta España, por supuesto pasando por Alemania y Francia.

Igualmente, sirvió a la película una entrevista audiovisual de los años setenta, en francés, en la que Mika cuanta su historia en primera persona.

“Cuando estábamos en Madrid preparando el proyecto para esta película me entero que en un documental sobre Cipriano Mera, una anarquista que fue jefe de Mika, aparecía un pedazo de una entrevista a ella. Yo me imaginé que eso era solo un fragmento de una entrevista más larga. Buscamos la entrevista en Francia y no apareció. Después la conseguimos en un archivo en Turín, Italia, porque resulta que el entrevistador era un viejo partisano italiano que fue a París a conocer esa historia”, aclaró Pochat.

DOS PELÍCULAS

Lo curioso es que cuando se encontró la entrevista audiovisual, ya tenían la película lista. El hallazgo trastocó el enfoque inicial y los realizadores decidieron replantear el discurso, lo que implicó hacer la película de nuevo en la posproducción. “Tener el testimonio directo de Mika le da mucho más valor especial a la película”, acotó el codirector.

El tercer eje narrativo reposa en el testimonio vivo aportado por un sobrino de Mika que la conoció y compartió directamente con ella. Además, este familiar tiene una historia de militancia similar a la de su tía.

Arnold, el sobrino, es militante del Partido Comunista de Argentina y a causa de eso en los años setenta se exilia en España. Desde ahí hace contacto con Mika. Es justamente este testigo quien guia el recorrido del documental de manera intercalada con la voz en off.

En la película la voz prestada de Mika cuenta que al comienzo de sus amores, la pareja estuvo tentada a quedarse en la tranquilidad de la Patagonia. “El inmenso lago Futalaufquen, de un verde más verde que los lagos de leyenda, fue la tentación más fuerte de nuestra vida. Tentación, digo, y muy grande. Pero los votos pronunciados en la extrema juventud, nos la vedaban. Desde mucho tiempo atrás nos habíamos impuesto otro destino: el de luchar por la Revolución”, dice la narración en off.

PARA TODO EL MUNDO

Para el director Fito Pochat, Hipólito y Mika eran unos internacionalistas convencidos de que la Revolución tenía que ser a escala mundial, “por eso el primer objetivo fue unirse a las luchas sociales en Alemania y luego con mucha tristeza tuvieron que huir, luego de que Hipólito cae preso”.

-¿Cual es la intencionalidad del documental Mika, mi guerra de España?

- En primer lugar rescatar con esta historia el espíritu de esta pareja de revolucionarios y sobre todo el nivel de compromiso que manifiestan con su vida y actos, un compromiso que creemos que es importante tener presente en las luchas que tenemos hoy por delante. Y en segundo lugar rendir homenaje a la luchas de esta pareja.

-¿Cómo esperas que la tome el público venezolano?

-Con micha ansiedad y nerviosismo espero que puedan encontrar en ella un reflejo de este pueblo que esta llevando desde hace muchos años una lucha importante y que, en este momento sobre todo, necesita reforzar estos lugares de donde abrevar y buscar fuerzas para seguir luchando y ojalá que la el documental sirva mínimamente para eso.

-¿El filme tiene un destinatario específico?

-Creo que no. Por supuesto, como la mayoría de los documentales, estas historias necesitan un público interesado que se replantee y cuestione cosas, inquieto, que este en la búsqueda. No es para el público que busca solo entretenimiento y distracción. Pero creo que esa audiencia inquieta es muy amplia. Me parece que no hay ni sectores políticos, ni etarios, ni sociales que limiten la visión del filme. Incluso he recibido comentarios de gente de las antípodas de mi posición política que a pesar de no coincidir ideológicamente son capaces admirar a una persona por su historia.


Nombre:


Ubicación:


Email (no será publicado):


Comentario:

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.
Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. 

Enviar Comentario