Título de Libertador colmó las ambiciones de Simón Bolívar
Fuente Base: correo del orinoco
14/10/2016 04:10


Nacionales

En Asamblea se tributó al general del Ejército Libertador, Simón Bolívar “… la Asamblea como órgano de la voluntad expresa de los pueblos…resolvió aclamar como por el presente acto aclama solemnemente al…general…Simón Bolívar (…) con el nombre de LIBERTADOR DE VENEZUELA, para que use de él como don que consagra la Patria agradecida a un hijo tan benemérito”


Tras la culminación de la Campaña Admirable el 8 de agosto de 1813 y, especialmente, luego de la segunda entrada triunfal del entonces brigadier Simón Bolívar a la capital, a mediados de octubre la Municipalidad de Caracas resolvió premiar al héroe hasta entonces invicto en sus combates, obsequiándole para perpetua memoria un título que lo mostrase ante sus compatriotas como el digno paladín de la República y restaurador de la libertad. De este modo acordó el ilustre cuerpo, en representación de la soberanía del pueblo y mediante Acta del 14 de octubre de 1813, consagrarlo como “Libertador de Venezuela”.

EN MÉRIDA

Las primeras aclamaciones que le reconocían con las expresiones de “Libertador” las recibió el héroe caraqueño en la ciudad de Mérida, en mayo de aquel año, a poco de iniciada la Campaña Admirable. Un fuerte partido republicano en el que destacaban las familias Picón, Ribas Dávila y Vicente Campo Elías, entre muchos apellidos que engrosarían las listas de sus oficiales y soldados, le rodearon a su entrada en la urbe andina. De acuerdo a Vicente Lecuna, la iniciativa surgió de don Cristóbal Mendoza, por entonces en Mérida y cuya exaltación patriótica dio ánimo a los congregados para gritar, al paso de Bolívar “Viva el Libertador”.

¿UN NUEVO CÉSAR?

En todo caso, el arribo de Bolívar a su ciudad natal, sorprendería a propios y extraños. Uno fue Domingo de Monteverde, quien no salía de su asombro ante los éxitos militares de aquel a quien un año antes el mismo gobernante canario le expidió pasaporte para que se embarcase en La Guaira. Y, quienes patriotas, conocieron al “coronel Simón Bolívar”, el mismo que en mayo del año anterior no logró impedir la caída del arsenal y el castillo de Puerto Cabello, también se impresionaron, viéndole ahora retornar a la cabeza de un ejército, como César llegando a Roma tras cruzar el Rubicón.

MÓVIL DE GLORIA

El supremo gozo de los mortales, la gloria, tiene dos sentidos: uno religioso, que se refiere a la plena excelsitud del espíritu en cuyo colmo la mujer o el hombre disfrutan la bienaventuranza de Dios, al modo de revelación divina. Y el otro, laico y de signo pagano, que es el deleite supremo de la buena reputación, la obtención de nombradía por hazañas y realizaciones insuperables y que dan jerarquía heroica al mortal cuyo brillo le eleva en medio de sus pares, incitando emulación y honor. Tal era el sentido que Bolívar, librepensador, de vocación quijotesca y con elementos masónicos en su pensamiento, dio al ideal de “gloria” al que tantas veces aludió en discursos y correspondencias.

QUIÉNES VOTARON

A la sesión de la Municipalidad de aquel día 14 de octubre se invitó a un buen número de vecinos de Caracas. Con derecho a voto se hicieron presentes, además de Cristóbal de Mendoza, los nombres de Juan Antonio Rodríguez Domínguez, presidente del Cabildo caraqueño y exPresidente del Congreso de 1811; Vicente y Jacinto Ibarra, alguaciles mayores; y Andrés Narvarte, Marcelino Argain, Miguel Camacho, F. Alvarado, Ventura Santana y Rafael Escorihuela, munícipes.

“(…) CON EL NOMBRE DE LIBERTADOR”

“Así congregados tomó la palabra el gobernador político [Cristóbal Mendoza] como presidente nato de todos los cabildos del distrito y propuso a la Asamblea si estaba dispuesta…a…tributar al general del Ejército Libertador, ciudadano Simón Bolívar (…) Uniforme pues el voto…la Asamblea como órgano de la voluntad expresa de los pueblos…resolvió aclamar como por el presente acto aclama solemnemente al…general…Simón Bolívar (…) con el nombre de LIBERTADOR DE VENEZUELA, para que use de él como don que consagra la Patria agradecida a un hijo tan benemérito” [Colección Blanco y Azpurúa, Tomo 4, págs 767/768].


Nombre:


Ubicación:


Email (no será publicado):


Comentario:

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.
Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. 

Enviar Comentario